La propuesta de este taller es la de brindar los conocimientos básicos en el manejo de normas de bioseguridad especificas para el campo de trabajo de los profesionales especialistas en el área del tatuaje. En la actualidad esta práctica que ha trascendido más allá de lo que se denomina "moda".

El trabajo de un  tatuador tiene implicancias en la salud pública que sobrepasa los conocimientos formales de técnicas, materiales, estilos etc. Hoy su desafío es responder a un doble rol en donde debe conjugar en primer lugar conocimientos en normas de salubridad para proteger su salud y la de sus clientes y en un segundo lugar debe ser un experto artista en el arte del dibujo.