Clase 1

-

Introducción

Considerando lo que muestran las entrevistas, se puede dividir a la práctica educativa universitaria en dos grandes momentos durante los últimos 40 años.

El primer momento está más ligado a las bases fundantes de la universidad: el enciclopedismo, la clase centrada en el profesor, la transmisión de información y el texto escrito como reservorio de conocimiento. Las prácticas docentes se caracterizaban fundamentalmente por dos grandes aspectos: las clases magistrales y los materiales de carácter autocontenidos elaborados por los docentes. Estas prácticas proponen por una relación vertical entre docentes y alumnos, un modelo de transmisión de contenidos, escasa o nula participación de los estudiantes, el uso de tecnologías ‘clásicas’ como  la tiza y el pizarrón que refuerzan con la escritura los contenidos “brindados” por el docente, la toma de apuntes de las clases pues el docente es considerado como el poseedor del saber y la evaluación puntual de los conceptos trabajados por el docente y reseñados en la bibliografía. Esto implica una mirada del alumno como  sujeto pasivo, un receptáculo listo a recibir todo el conocimiento a ser impartido en las aulas. En este modelo quién desarrolla la actividad es el docente, es quién decide los contenidos, los organiza y los transmite. El alumno es quién recibe. Paulo Freire llama a este modelo “bancario” en tanto el conocimiento es “transferido” al alumno sin considerar sus propias características y posibilidades de aprendizaje.

El segundo momento, que podría situarse a mediados de los años ´90, podría ser caracterizado como un período de transición para las instituciones universitarias. En dicho período se desarrollan numerosos procesos de cambio social, político y cultural, donde el rol de la juventud, las transformaciones culturales y los cambios en los modos de producción y circulación del conocimiento se potencian con el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), las cuales poco a poco se fueron introduciendo en las aulas universitarias. Así vemos cómo gradualmente se van transformando las ideas sobre la enseñanza y el aprendizaje, sobre los modos de producir conocimiento y sobre las formas de apropiación. Los estudiantes comienzan a ser vistos como sujetos activos y los docentes como puentes, “andamiajes”, apoyo o guías en el camino del aprendizaje. Es necesario señalar que la mera introducción de TIC no cambia los modelos educativos, sino que un conjunto de factores sociales, culturales y sociales han ido “minando” el modelo lineal y expositivo centrado en la clase magistral.

 

---

Reflexionamos...
Para que sea significativa e innovadora la incorporación de TIC a los procesos educativos necesita de la intervención activa del docente. 

 -

En esos cambios sustanciales, graduales y no sistemáticos, pues hoy conviven distintos modelos pedagógicos en las aulas universitarias, las tecnologías fueron ingresando y ocupando distintas funciones y roles en los procesos educativos de nivel superior. En algunos casos como instrumentos que no modificaron sustancialmente los modelos tradicionales verticales, lineales y unidireccionales pues la información parte del docente como emisor y se dirige a los estudiantes que son considerados receptores pasivos. Y en otros casos, las tecnologías participan de verdaderos procesos de innovación que permiten desarrollar procesos educativos más ricos, significativos donde los estudiantes pueden asumir roles activos en la apropiación y también producción de nuevo conocimiento. Las TIC y aun aquellas que están diseñadas con intencionalidad educativa no generan por sí mismas mejoras en la calidad de la educación, si no están pensadas e implementadas por el docente con esos objetivos.

El objetivo central de esta capacitación es valorar la tarea del docente en el uso de las TIC. Destacar la importancia de su capacidad para evaluar los recursos, proponer usos creativos que enriquezcan los procesos de aprendizaje y producir nuevos materiales que potencien la actividad de los estudiantes. El aspecto más importante en la implementación de TIC es la propuesta educativa en la que se incorporen y la estrategia de incorporación que plantee el/profesor/a..

Desde esta perspectiva que valora la tarea docente, las aulas virtuales son recursos muy significativos en tanto permiten organizar y planificar la propuesta de enseñanza en un espacio virtual flexible que abre una interfaz activa con los estudiantes.
Las aulas virtuales son espacios que permiten ‘salir’ de las paredes del aula física propiciando una particular interacción docente-alumno; a la vez que permiten incorporar numerosos y diversos materiales como videos, guías de lecturas, atlas y textos académicos digitalizados que enriquecen los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Ante estas nuevas preocupaciones por la enseñanza universitaria nos preguntamos: ¿qué aspectos deben tenerse en cuenta al momento de utilizar diversos lenguajes (escrito, visual y sonoro) en nuestras prácticas docentes? ¿qué implica trabajar en desde una perspectiva multimodal?¿ qué importancia cobra el diseño de materiales educativos en la relación docente-alumno-conocimiento?, ¿cómo pueden los materiales educativos enriquecer (o no) nuestra práctica de enseñanza y promover un aprendizaje significativo?, ¿qué implica el uso de aula virtual en las propuestas de enseñanza presencial? ¿Cómo podemos favorecer un uso abierto de los recursos educativos y del conocimiento generado en la universidad? ¿Cómo podemos interpelar a nuestros estudiantes para que se comprometan en un proceso de aprendizaje significativo?

 

Estos serán algunos de los interrogantes que iremos dando respuesta a lo largo de esta propuesta de capacitación, los invitamos a comenzar este recorrido a través de la primera clase virtual. Al mismo tiempo les solicitamos puedan participar del foro de reflexiones compartidas a fin de ir conociéndonos.

En este proceso dos cuestiones nos parecen muy importantes. Asumir una actitud exploratoria respecto de las tecnologías educativas y sostener una mirada crítica al respecto. Pues por si mismos no implican una mejora en la educación pero pueden aportar recursos que enriquecen las prácticas, facilitan el acceso al conocimiento y brindan la posibilidad de compartir y profundizar a la vez los aprendizajes. 

 

-

-

Lecturas: Antes de continuar, los invitamos a la lectura del artículo La educación desde la comunicación”  de Jesús Martín Barbero. Dicha lectura es carácter obligatoria pues nos permitirá ir dibujando un marco conceptual general sobre el tema desarrollado en la clase virtual.

.:::

+

Lecturas para ampliar:  les recomendamos la lectura del artículo De las culturas juveniles a las ciberculturas del siglo XXI” de Germán Muñoz González. Esta lectura es de carácter optativo.-

Actividad de inicio:   Foro de reflexiones compartidas

(acceder a la actividad)

.
.
.

.

.

.

.

.

.

.

Licencia Creative Commons
Los contenidos y diseño de esta capacitación se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5 Argentina.